Gustavo Siviero, ex ayudante de campo de Hector Cuper en el Mundial de Rusia 2018 dirigiendo Egipto, y ex jugador de Lanus, Colon y Mallorca, entre otros hablo con La Figura de la Cancha de todo. Una entrevista imperdible a puro fútbol, con alguien que espera por la chance de volver a dirigir.

Siviero fue entrenador de Atlético Baleares, Real Murcia, Club Lleida Esportiu y Hercules. Ahora esta en la espera una oportunidad

¿Qué estás haciendo?

Ahora esperando una nueva oportunidad para dirigir. Yo después que deje de jugar estuve trabajando en un cuerpo técnico como ayudante de campo y después empecé el camino en solitario por varios sitios y ahora llevo un tiempo sin equipo y estoy esperando a ver si surge la posibilidad en el próximo mercado de sentarme en un banco.

¿Vos vivís en España no es así?

Si en Mallorca.

¿Hace cuánto estás viviendo en Mallorca?

En julio van a ser 21 años

¿Toda tu familia es de allá de España?

Yo vine con mi señora y mis hijos nacieron acá. Somos cinco nosotros, pero sigo teniendo a mi familia en Argentina, en mi pueblo en Laguna Paiva.

¿Extrañas Argentina?

Después de tantos años uno va a haciendo su vida acá, pero no se deja de extrañar la tierra, el pueblo y los afectos y los amigos y cada vez que puedo voy para Argentina porque lo necesito.

¿Y vos dirigirías en Argentina? ¿Tenes ganas?

SI por supuesto. Es mas es uno de mis anhelos. Ojalá que en algún momento se pueda concretar. Yo sé que es difícil porque uno al estar acá, la vinculación que se pueda tener con clubes de allá es más complicado, pero si en algún momento se me presenta la oportunidad, me lo plantearía seriamente porque es uno de mis sueños dirigir en Argentina.

Gustavo Siviero (derecha) fue ayudante de Hector Cuper (izquierda) en Egipto en el Mundial de Rusia 2018.

¿Vos fuiste asistente de Héctor Cuper en Mallorca no?

Si en Mallorca, después estuvimos en Betis, también estuvimos en el Parma de Italia y en el pasado Mundial de Rusia en la selección de Egipto, que después de un tiempo de estar cada uno dirigiendo por su cuente, Cuper me convoco para dar una mano y la verdad me permitió vivir una experiencia inolvidable.

¿Cómo fue esa experiencia de haber estado en un cuerpo técnico de un Mundial?

Si es una experiencia única. Era algo que yo pensé que nunca iba a tener la posibilidad de vivir y gracias a Héctor y a su cuerpo técnico pude formar parte de esta grandísima experiencia y después que pasa todo te parece poco, pero la verdad es muy intenso, con experiencias a diario y formando parte de un espectáculo a nivel mundial que no tiene comparación en el mundo del deporte.

¿Cómo te comunicabas con los jugadores egipcios?

En ingles. Nos comunicábamos en ingles porque ellos en su gran mayoría hablaba inglés y el que no lo hacía, quizás tuvo alguna experiencia en otra liga y capaz hablaba italiano. La conexión al final uno la termina efectuando como sea.

¿Qué significo para vos haber trabajado mucho tiempo como ayudante de Cuper?

Para mí fue buenísimo haber trabajado con él y formar parte de su cuerpo técnico. Yo ya lo conocía y lo había tenido como entrenador y sabia su manera de trabajar por lo que no me resulto complicado adaptarme y después la vida te va llevando a tomar decisiones por cuestiones familiares uno se tiene que quedar en un sitio y a partir de ahí empezar a hacer su propio camino y uno va sacando cosas de uno y de otro y al final va a haciendo su propio libro.

¿Te resulta complicado insertarte nuevamente en el mundo del futbol?

Y no es fácil porque acá en España las vinculaciones con los clubes y con la Federación española es un poco particular. Allá en Argentina un entrenador se va de un equipo y a la otra semana está en otro y después se va de ese y a los quince días está en otro y eso acá es imposible porque solamente se puede suscribir un contrato por año. Por ejemplo, si vos empezas una campaña y terminas a los cinco partidos tenes que esperar al año siguiente para dirigir dentro de España. Entonces eso limita mucho las posibilidades de trabajo. Y también es cierto que acá hay muchos entrenadores y no hay lugar para todos.

Siviero (derecha) jugo en Lanus entre 1996 y 1998. En el «Granate» salio campeón de la Copa Conmebol de 1996.

¿Tu última experiencia como técnico fue en el Hércules no?

Si en el Hércules de Alicante.

¿Y cómo fue esa última experiencia?

No salió del todo bien porque yo llegaba a un club con dificultades en la parte dirigencial con un poco una guerra abierta entre dos frentes y yo sabía que eso a nosotros nos iba a terminar perjudicando y así fue. Duramos nueve partidos, estábamos bien, habíamos armado el equipo, estábamos en formación, el equipo estaba creciendo, pero a veces las decisiones las toman los dirigentes y no depende de uno. Tuvimos que salir dejando una muy buena imagen, un muy buen recuerdo. Incluso el día que me toco irme el equipo gano, hice debutar juveniles, pero son situaciones complicadas como las que se pueden vivir en cualquier otro club.

¿Por qué crees que la camada que gano la Conmebol de 1996 con Lanús no tuvo muchas oportunidades para dirigir al equipo después?

Y porque mucho de nosotros nos fuimos. Nuestra profesión nos llevó a irnos de Argentina y volver es más difícil. El hecho de haber jugado en un club no te garantiza que lo vayas a dirigir en algún momento. Estaría bien para uno que siempre tiene esa idea, pero a veces los tiempos de los clubes son distintos a los de uno y a veces las cosas no coinciden.

¿Estas siguiendo el futbol argentino desde allá?

Si siempre.

¿Y como ves el futbol argentino? ¿Te gusta?

Yo creo que se está produciendo un cambio con la llegada de entrenadores jóvenes y con nuevas ideas y con un gusto futbolístico distinto está haciendo que como poco se está trabajando de otra manera. Las ideas son muy buenas, pero lo que pasa a veces es que los tiempos del futbol no te permiten trabajar o hacer un proyecto a largo plazo, aunque los proyectos a largo plazo son los que terminan teniendo éxito por ejemplo (Marcelo) Gallardo en River, entonces hay que tener paciencia y aguantar y creer en la gente que está al mando de los equipos porque son entrenadores capacitados que le van a hacer muy bien al futbol y eso va a permitir que se crezca y que se vea un mejor espectáculo y que al final el futbol argentino vuelva a estar en el lugar que se merece estar.

Sin dudas que Cuper fue uno de los entrenadores que mas marco al «Pajaro» Siviero

Vos que tenes mucha experiencia en España ¿Allá hay más paciencia con los entrenadores que en Argentina?

No te creas. Acá también se está convirtiendo en una actividad insalubre porque hay equipos que han cambiado tres entrenadores en una temporada en todas las categorías. Entonces desde que el futbol se ha convertido en una cuestión empresarial los tiempos se han acortado. Porque al final se piensan no en los números deportivos y si empresariales y a veces te hacen tomar decisiones que no tiene nada que ver con lo que pasa en la cancha. Pero es el mundo que hay y hay que adaptarse.

Hoy un entrenador en España como vos ¿Con que objetivo agarra un equipo teniendo en cuenta las diferencias que hay con Real Madrid, Atlético Madrid y Barcelona?

Es muy difícil. Por eso hay que determinar los objetivos al club en sí, a la historia, a las pretensiones históricas que ha tenido ese club y sabiendo que es muy difícil pelear contra presupuestos de ese tipo y contra esos equipos. Pero siempre aparece alguno ahí metido en la pelea.

Siviero tuvo la posibilidad de tener de cerca a Salah, la gran figura egipcia y del Liverpool.

Vos que estuviste en Egipto ¿Es tan bueno Salah viéndolo de cerca?

Si es muy buen futbolista. Sobre todo, un grandísimo profesional. Lamentablemente para los intereses de Egipto, Salah llego muy mermado al Mundial y fue una pena porque era su Mundial. Es joven y va a tener seguramente otras oportunidades para demostrar en Egipto, lo que hace todos los fines de semana en su club.

O sea ¿Salah no tiene nada que envidiarle a Messi y a Cristiano Ronaldo?

Es otro tipo de futbolista. A mí me parece que no está a ese nivel. Si es un gran futbolista con una virtud tremenda que tiene una claridad impresionante delante del arquero. Cuando a todo el mundo se le hace la noche, a él se le hace la luz y define con muchísima facilidad. Es difícil compararlo, pero a mí me parece que está entre los mejores cinco o seis mejores futbolistas del mundo.

¿Qué es lo que más recordas de tu etapa de futbolista o de tu carrera como entrenador?

Son muchísimas anécdotas las que tengo, pero si te digo que una de las cosas que lamento es haber escrito todo lo que vivía tanto sea como futbolista como lo que me tocó vivir como entrenador porque hubiéramos podido escribir un libro que hoy seria Best Seller.

Con Cuper se debe trabajar bastante ¿no?

Héctor ha modificado un poco su metodología porque el futbol va cambiando. En la época que Cuper nos dirigía eran pretemporadas de 21 días de dolerte la uña del pie hasta el último pelo de la cabeza.  La verdad nos la pasábamos corriendo muy duro, pero de eso estaba el éxito después porque el equipo funcionaba y tampoco podíamos quejarnos.

¿Cómo jugaría un equipo de Gustavo Siviero?

Sería un equipo agresivo, un equipo que intentara asumir el protagonismo y un equipo intenso intentando aprovechar al máximo el día a día, porque yo creo que el equipo que trabaja es el que tiene más posibilidades de éxito.

Por lafiguradelacancha

Mi nombre es Alejandro Palopoli soy graduado de la escuela de periodismo DEPORTEA en 2010. Tuve experiencias profesionales en CN23 y también participe en programas radiales en Radio America y Radio Splendid. Actualmente conduzco La Figura de la Cancha todos los jueves de 19 a 20 por FM ZONICA 105.9. Actualmente estoy los sábados de 14.30 a 16 en Radio Argentina en Confesiones de Potrero AM570 y de lunes a viernes de 14 a 16 en Somos Radio AM 530 haciendo Minutos Contado.

Deja un comentario